changosantera-y-el-papa

“Me fui a Guanabacoa / a casa de un babalao / para que mirara mi casa / y a mí que estaba salao…” (Probablemente el cubano que lea esto siga tarareando la pegajosa y rítmica melodía)“Me cobraron uno cinco / yo solo pagué la mesa / los gallos, pato y paloma / no entraron en esa cuenta / Me empezaron a mirar / con siete pedazos de coco / que tiraban para arriba / y empezaban a saltar…”

Este un fragmento del  célebre son afro de Hermenegildo Cárdenas (La Habana 1910-1975) “Un Brujo en Guanabacoa” que de forma muy pintoresca y con humor describe el arraigo de las religiones africanas en la sociedad cubana.

El sincretismo de las religiones en Cuba es un hecho histórico cultural de dimensiones muy grandes en toda la vida espiritual de la Mayor de las Antillas, tal vez lo que más caracteriza la cultura popular del país.

A los negros esclavos, traídos de África por lo colonizadores durante siglos, no solo se les arrebataba su libertad, sino sus costumbres, cultura e ideologías, por lo que se veían obligados a rescatar de alguna forma sus tradiciones.

La fórmula ingeniosa que encontraron para burlar las prohibiciones fue asumir los nombres de los santos cristianos para referirse a sus propios dioses, de esa manera, cuando rezaban, los amos pensaban que sus esclavos se habían convertido al catolicismo. Por ejemplo a Changó llamaron Santa Bárbara; a Oshun,  la Virgen de la Caridad; a Yemayá, la Virgen de Regla; a San Lázaro, Babalú Ayé; al Santo Niño de Atocha, Eleguá.

Esta dramática realidad histórica explica el porqué en Cuba una parte importante de la población practica la Santería o Regla de Ocha, religión politeísta, de origen Yoruba del África Occidental, según la cual cada persona nace bajo la protección de un santo u orisha. A los sacerdote de estas creencias se les conoce como babalaos.

Siguiendo la tradición, cada año se hace publica la conocida como Letra del Año, que son las profecías de la Asociación Cultural Yoruba de Cuba, expuestas en una ceremonia a la que asisten numerosos y representativos babalaos cubanos y de otros países, así como los miembros del Consejo Cubano de Sacerdotes Mayores de Ifá.

Estas predicciones rigen la conducir de los seguidores durante el año.

Según la letra para 2017,  la divinidad que gobierne será Oggún (Dios del hierro), y la deidad acompañante será Yemayá (Virgen de Regla), en tanto la bandera será verde y azul.

 La Letra recomienda:

  • Ser muy organizados en todos los aspectos de la vida, para garantizar una mejor forma de vida
  • Hay que actuar con justeza y buena conducta para evitar bochornos, ya que esto conllevaría a reacciones adversas que afectarían las relaciones interpersonales
  • Debemos este año darnos un pargo a la cabeza previa consulta con sus padrinos
  • Evitar el consumo de estupefacientes y el exceso de ingestión de bebidas alcohólicas
  • Se recomienda vestir de blanco
  • Hay que acudir a los mayores, y respetarlos para tener siempre la bendición de los mismos, y de Olodumare
  • Cuidarse de enfermedades en las vías respiratorias, en el aparato digestivo, sistema cardiovascular, los pulmones, la vista, los riñones, la columna vertebral y las enfermedades de transmisión sexual
  • Debemos mantener la unidad, tanto familiar como religiosa
  • Hay que buscar la fuerza en la razón y no la razón por la fuerza
  • Se debe prestar esmerada atención a la posible proliferación de hechos de corrupción, robo y dilapidación de los erarios públicos
  • Prestar especial atención a los fenómenos climatológicos, que conlleven a pérdidas, tales como penetraciones del mar, sismos, lluvias, inundaciones, huracanes, etc.
  • Hay que incrementar la atención a la educación de los niños y los valores del género humano
  • No se deben ingerir comidas atrasadas y frutas arenosas con el fin de evitar problemas digestivos
  • Exige ser humildes y sencillos, evitar la soberbia, el genio y la mala forma para con los demás
  • Velar por la higiene en todos los órdenes
  • Incentivar los hábitos laborales, el sentido de pertenencia y el amor al trabajo en todos los sectores sociales
  • Incentivar los cambios económicos y socioculturales entre países
  • Comprometernos solo a aquello que seamos capaces de cumplimentar
  • Evitar delegar en otros lo que es nuestra responsabilidad realizar
  • La protección en áreas costeras evitando la contaminación por desechos y desperdicios que afectan el ecosistema y la salud de las personas
  • Insistir en la organización del trabajo y la familia, que nos permita alcanzar acuerdos, evitando la violencia

 Hay recomendaciones de todo y para todos. Y como decía un santero, aunque no crean, no estaría mal vestirse  de blanco algún día y colgar una banderita verde y azul, por si acaso.

Si os gusta la música cubana escuchen “Un Brujo en Guanabacoa”, por el gran sonero Abelardo Barroso.  https://www.youtube.com/watch?v=FXVjjUiDs4U