felipe_alarcon-adn

PARA UN AMIGO PINTOR

Admiro como un crítico de arte puede escribir infinitos textos explicando las virtudes de una manifestación artística. Si embargo, para mí, la mejor referencia sobre la calidad del arte que disfruto, es la variación de mi frecuencia cardíaca. Es lo que me pasa cuando me enfrento a una pintura de mi amigo Felipe Alarcón Echenique. Veo sus obras y el corazón me avisa que estoy frente a algo extraordinario.

Sus pinturas y dibujos traspasan su propia visión del mundo, para hacernos partícipes e intérpretes de las múltiples historias que cada una cuenta.

Echenique no puede ocultar su yo. Su interior le obliga a retratarse en cada una de sus creaciones y sobre todo desvela que sigue siendo el mismo niño que nació en la villa marítima de Casablanca, frente a la bahía de La Habana, el que oteaba el trasiego de barcos, los vaivenes de las olas, el azul claro del cielo y el brillo sofocante del sol caribeño. Tal vez esas circunstancias le desarrollaron su poder de contemplación, su humanismo y su imaginario quijotesco, a la par que su permanente añoranza por su mundo al otro lado del Atlántico.

He llegado a Felipe por sus obras más recientes referidas a Cervantes con ocasión de la celebración del 400 aniversario del más universal y afamado escritor de la lengua castellana. Que gran acierto encontrarse en el camino con obras plásticas tan potentes y con motivación tal elevada como es  El Quijote, justamente en estas tierras que son escenario en el que se desarrolla esta monumental obra de la literatura. ¡Que gran acierto conocer y tener de amigo a este artista!

Este sábado, a las 19:00 horas, estaremos en la inauguración de la Exposición Itinerante de dibujos y pinturas de la serie ADN Cervantes, en el Museo Casa Cervantes, de Esquivias, gran pueblo que junto a sus autoridades y promotores culturales hacen tanto por mantener viva la memoria de nuestra lengua, de nuestra literatura.

¡Sean estas palabras, que es lo que humildemente puedo aportar, como una expresión de  Sancho, exaltando el pincel cervantino de mi amigo Echenique!